IES LUIS COBIELLA CUEVAS. CONSTRUIR UN ROBOT

La difícil tarea de construir un robot

IES LUIS COBIELLA CUEVAS. CONSTRUIR UN ROBOT

Las profesoras Noemí (derecha) y Skie (izquierda) junto a los alumnos que muestran el robot.

Un grupo de alumnos de 4º de la ESO del IES Luis Cobiella de Santa Cruz de La Palma participa en el programa internacional First Lego League (FLL) y el próximo 22 de febrero competirá en Tenerife en la fase regional – Han creado y programado una máquina, bautizada con el nombre de ‘Destroy’, que es capaz de realizar en un tablero 21 misiones relacionadas con catástrofes naturales.

Al joven Jonathan Torres el robot le quitó algunas horas de sueño. Por las noches se despertaba pensando cómo podía diseñar las piezas para que el complejo aparato cumpliera a la perfección con las 21 misiones encomendadas. Los alumnos de Tecnología de 4º de la ESO del IES Luis Cobiella de Santa Cruz de La Palma se han entregado en cuerpo y alma al proyecto internacional FLL (First Lego League), una iniciativa en la que comenzaron a trabajar el pasado mes de noviembre y que persigue desarrollar los valores de descubrimiento, inclusión, innovación y ‘coopertición’ (competición+cooperación), así como fomentar el espíritu de equipo, el respeto y el trabajo en grupo.

El pasado 30 de enero realizaron una microcompetición entre los dos equipos que participan en el centro en el proyecto FLL, el Grupo Rojo, Sun Wukong, con su robot ‘Wonky Floppy’, y el Grupo Azul, Springboks, con su máquina ‘Destroy’. Esta prueba eliminatoria tenía como objetivo elegir al equipo que representaría al IES Luis Cobiella en la final regional que se celebrará el 22 de febrero en Tenerife. Se impuso Springboks con su robot ‘Destroy’. Yajaira Feller, Andrea Concepción, Tiffany Tefna, Abel Aguiar, Jonathan Torres, Alberto García, Victoria Pérez, René Rodríguez, Iván Hernández y Óscar Alonso son los ‘cerebros’ del proyecto ganador, que ha estado coordinado por Noemí Lima, profesora de Tecnología, con la colaboración de Skie Holden, docente bilingüe que hace funciones de auxiliar de conversación.

IES LUIS COBIELLA CUEVAS. CONSTRUIR UN ROBOT

(Tablero en el que el robot -centro- realiza las 21 misiones encomendadas)

FIRST Lego League (FLL) presenta a jóvenes de 10 a 16 años un desafío del mundo real, mediante la construcción de robots que deben realizar una serie de misiones en un tablero de juego que reproduce la temática del desafío, que este año se centra en las catástrofes naturales ‘Nature´s Fury’. Además, los estudiantes trabajan en un proyecto científico que plantea una solución innovadora para prevenir y/o actuar en un desastre natural y en la elaboración de un póster de valores FLL. “Lo más difícil es programar porque el robot tiene que realizar 21 misiones y los alumnos deben conseguir con pocos programas la máxima eficacia; además,  se les penaliza por cada aplicación que haga mal”, ha explicado a LA PALMA AHORA Noemí Lima, quien ha destacado que los estudiantes que toman parte en este proyecto “tienen un perfil científico-tecnológico y mucho interés”. “Les gusta la robótica, hacer ellos mismos el robot, programarlo, lograr que se mueva…”. “Han hecho el diseño, porque no se le dan pautas”, subraya.  “Como docente, estoy muy satisfecha con los resultados, le han dedicado muchísimas horas y han puesto mucha ilusión, incluso vienen al instituto por la tarde y también trabajamos en las vacaciones de Navidad”, señala. “Al margen de que ganen o no, creo que los objetivos ya se han conseguido”, añade.

En el mes de noviembre comenzaron a elaborar y programar su robot ‘Destroy’ para que pudiera realizar las 21 misiones que tiene encomendadas por la organización, relacionadas todas ellas con la protección civil en catástrofes. Los alumnos han investigado asimismo posibles soluciones a la prevención y actuación en incendios forestales, que es la temática elegida por el grupo, y han mantenido reuniones con responsables del Cecopin. “El proyecto fue bastante difícil, porque nuestra idea inicial  resultó que ya estaba implantada; hemos visitado también muchos lugares para buscar información, porque todos tenemos que saber lo que se está haciendo y los valores del proyecto”, ha detallado la alumna Yajaira Feller, quien todavía no ha decidido qué carrera va a cursar “pero sí sé que voy a dar todo de mí misma”, ha afirmado con rotundidad. La participación en el First Lego League (FLL) le ha supuesto a estos escolares un esfuerzo importante. “Tienes que organizar el tiempo con el robot  y, además, asistir a clase; y pensar en las soluciones, porque cualquiera de las que elijas tiene problemas, que pueden ser económicos o de viabilidad”, precisa Yajaira.

Iván Hernández está satisfecho con el trabajo realizado, pero reconoce errores. “Hemos hecho bastante, aunque el robot tiene muchos fallos, sobre todo en el tema de la batería; ha sido bonito, pero muy complicado”, admite. A Iván, que piensa estudiar FX y diseño gráfico, le gusta recordar el día en que su compañero René Rodríguez “le dio por apagar el ordenador sin guardar el programa, y después estuvimos tres horas para programarlo todo de nuevo, y es que tenía fijación por desarmar el robot”, cuenta. René interviene para restar importancia a lo sucedido y pedir que no se revelen los secretos del grupo: “No pasó nada, fue un día precioso que todos recordaremos, y lo que ocurrió no debe salir de aquí”.

“Me acostaba pendiente del robot y buscando soluciones; al final, logramos que funcione bastante bien”

La máquina ‘Destroy’ robó muchas horas de sueño a Jonathan Torres, porque durante la noche se le ocurrían ideas para que el robot funcionara a la perfección. “Me acostaba pendiente de él y buscando soluciones; al final, logramos que funcione bastante bien, pero tiene fallos en el motor y en las ruedas”, confiesa este alumno que quiere estudiar Ciencias del Deporte y la Educación Física.

El próximo 22 de febrero, bajo el nombre de ‘Fnatics’, el grupo ganador del IES Luis Cobiella, competirá en Tenerife en la fase regional del proyecto internacional First Lego League (FLL)  con su robot ‘Destroy’, que ejecuta las 21 misiones encomendadas en un tiempo de dos minutos y treinta segundos. Al margen de la puntuación que obtengan, como asegura la profesora Noemí Lima, los objetivos ya están logrados. Durante el tiempo que han trabajado en la iniciativa ha imperado el compañerismo, el respeto, el interés por la innovación científico-tecnológica y el afán de superación. Han ganado.

Esta noticia ha sido publicada en La Palma Ahora



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad